Hardware y Software: El Cerebro y sus Programas

Hardware y Software: El Cerebro y sus Programas
de Prometheus Rising, capítulo dos
por Robert Anton Wilson

“Nosotros, como especie, existimos en un mundo en el que existen una gran cantidad de valores numéricos. Sobre estas matrices de puntos nosotros superpusimos una estructura y así el mundo tiene sentido para nosotros. El patrón de la estructura se origina dentro de nuestras propiedades biológicas y sociológicas” – Persinger y Lafreniere, “Espacio-Tiempo transitorio y eventos inusuales”

1. En nuestra terminología, estos valores numéricos son eventos o acciones, es decir, verbos, no sustantivos.

2. En nuestra terminología: modelos o mapas, las cosas estáticas, son sustantivos; no verbos.

3. En nuestra terminología: hardware y software cerebral.

Nosotros consideraremos, a lo largo de este libro, al cerebro humano como una especie de bio-computadora, un equipo electro-coloidal, a diferencia de los ordenadores sólidos y tangibles que existen fuera de nuestras cabezas.
Tenga en cuenta que no hemos dicho que el cerebro humano sea una computadora. La idea aristotélica que para entender algo que usted debe saber “lo que es” ha sido abandonada de una ciencia tras otra, por la razón pragmática de que el vocablo “es” introduce tantas suposiciones metafísicas que se puede discutir eternamente sobre ellas. En las ciencias más avanzadas, como la física matemática, nadie habla acerca de que “algo” es mejor que “otra cosa”. Ellos hablan acerca de qué modelo (o mapa) puede ser mejor utilizado para entender lo que estamos investigando.

En general, este hábito científico de evitar la palabra “es” se podría extender perfectamente a todas las áreas del pensamiento. Por lo tanto, cuando usted lea en cualquier lugar que A es B, será más claro si traducimos esto como: “A puede ser considerado como o modelado por B.”

Cuando decimos que A es B, estamos diciendo que A es sólo lo que aparece dentro de nuestro campo de estudio o en nuestra área de especialización. Esto es mucho decir. Cuando decimos que A puede ser considerado como B, o modelado por B, estamos diciendo exactamente cuánto tenemos derecho a decir, y no más.

Por lo tanto, decimos que el cerebro puede ser considerado como un equipo; pero no decimos que es un equipo.

El cerebro parece estar hecho de materia en suspensión electro-coloidal (protoplasma).

Los coloides están unidos entre sí, en condición de gel, por sus tensiones superficiales. Esto se debe a que las tensiones superficiales empujan hacia ellas a todas las sustancias parecidas al pegamento.

Los coloides son además, por el contrario, apartados cuando están en condición de sol, por sus cargas eléctricas. Esto se debe a que sus cargas eléctricas son similares, y siempre las cargas eléctricas similares se repelen entre sí.

En el equilibrio entre gel y sol, la suspensión coloidal mantiene su continuidad y la vida continúa. Basta con mover la suspensión demasiado hacia gel, o demasiado hacia sol, y termina la vida.

Cualquier sustancia química que entra en el cerebro, cambia el equilibrio entre gel y sol y la “conciencia” se ve afectada. Por lo tanto, las patatas son, como el LSD, “psicodélica”-de una manera más sutil-. Los cambios en la conciencia cuando se pasa de una dieta vegetariana a una dieta omnívora, o viceversa, son también “psicodélicos”.

Desde “Cualquier cosa que el Pensador piense, el Demostrador lo comprobará,” todas nuestras ideas son psicodélicas. Incluso sin la experimentación con la dieta o las drogas, cualquier cosa que crea que debería ver, será vista por usted, a menos que sea físicamente imposible en este universo.

El cerebro no es una computadora, pero puede ser modelado como una.

Todo esto es un lío, hasta que hagamos un modelo para explicarlo. El modelo puede aclarar las confusiones, pero el modelo nunca será la confusión en sí mismo. “El mapa no es el territorio”; el menú no sabe a la comida.

Cada ordenador se compone de dos aspectos, conocidos como hardware y software. (La información está incluida en el Software).

El hardware de un ordenador es concreto y localizado, consiste en la unidad central de procesamiento, pantalla, teclado, unidad de disco externo, CD-ROM, disquettes, etc. -todas las partes que puedes llevar a Radio Shack para reparar si el equipo está funcionando mal-.

El software consiste en programas que pueden existir en muchas formas, incluyendo el completo abstracto. Un programa puede estar “en” el ordenador en el sentido de que se registra en la CPU o en un disco que va anexado a la computadora. Un programa también puede existir en un pedazo de papel, si lo he inventado yo, o en un manual, si se trata de un programa estándar, en estos casos, no está “en” el ordenador, pero se puede “ser instalado” en cualquier momento. Sin embargo, un programa puede ser aún más difuso que eso, sólo puede existir en mi cabeza, si nunca lo he escrito, o si lo he usado una vez y lo he borrado.

El hardware es más “real” y tangible que el software porque siempre lo puedes localizar en el espacio-tiempo- si no está en el dormitorio, alguien lo ha movido al estudio, etc. Por otro lado, el software es más “real” en el sentido de que puede reducir el hardware de nuevo a polvo (“matar” el equipo) y todavía el software existiría, y podría “materializarse” o “manifestarse” de nuevo en otro equipo.

(Cualquier especulación acerca de la reencarnación en este punto es responsabilidad del lector, no del autor.)

Al hablar del cerebro humano como una biocomputadora electro-coloidal, todos sabemos dónde está el hardware: está dentro del cráneo humano. El software, sin embargo, parece estar en cualquier lugar y en todas partes. Por ejemplo, el software “dentro” de mi cerebro también existe fuera de mi cerebro en formas tales como, por ejemplo, un libro que leí veinte años atrás, que era una traducción al Inglés de varias señales transmitidas por Platón hace 2400 años. Otras partes de mi software están compuestas por el software de Confucio, James Joyce, mi maestra de segundo grado, los Tres Chiflados, Beethoven, mi madre y mi padre, Richard Nixon, mis perros y gatos varios, el Dr. Carl Sagan, todas las personas (y hasta cierto punto, todas las cosas) que hayan impactado en mi cerebro. Esto puede sonar extraño, pero es la manera en que el software (o la información) funciona.

Por supuesto, si la conciencia consiste en nada más que en esta tapioca indiferenciada de software sin tiempo ni espacio, significa que no tenemos individualidad, no tenemos centro, ni tenemos Yo (Self).

Queremos saber, entonces, cómo emerge de este mar de software universal una persona específica.

Lo que piensa el Pensador, el Demostrador lo comprueba.

Debido a que el cerebro humano, como los cerebros de otros animales, actúa como un ordenador electro-coloidal y no como un equipo en estado sólido, sigue las mismas leyes que los cerebros de otros animales. Es decir, los programas se instalan en el cerebro, como vínculos electro-químicos, en discretas etapas cuánticas.

Cada conjunto de programas consta de cuatro partes básicas:

1. Imperativos genéticos: programas totalmente innatos o “instintos”.

2. Improntas. Estos son los programas más o menos innatos, los cuales el cerebro está genéticamente diseñado para aceptar sólo hasta cierto punto en su desarrollo. Estos puntos son conocidos, en etología, como “vulnerabilidad de impresión”.

3. Condicionamientos. Estos son los programas construidos sobre las improntas. Son más flexibles y bastante fáciles de cambiar con el contra-condicionamiento.

4. Aprendizaje. Esto es aún más flexible y “suave” que los condicionamientos.

En general, la impronta primordial siempre puede más que ningún condicionamiento o aprendizaje posterior. Una impronta es una especie de software que se ha incorporado en el hardware, fijándose en las neuronas sensibles cuando están abiertas y vulnerables.

Las improntas (software congelado en el hardware) son los aspectos no negociables de nuestra individualidad. De la infinidad de programas posibles existentes como software potencial, la impronta establece los límites, parámetros y perímetros en el que se producen todos los posteriores condicionamientos y aprendizajes.

Su hardware está localizado:
las células cerebrales aquí, ahora.

Su software no es local:
Puntos y eventos en todas partes, a cada minuto.

Antes de la primera impronta, la conciencia del niño es “desordenada y vacía”, como el universo en el inicio del Génesis, o las descripciones de la conciencia de aquellos no condicionados (“iluminados”) en las tradiciones místicas. Tan pronto como la primera impronta se hace, la estructura emerge del vacío creativo. La mente en crecimiento, por desgracia, queda atrapada dentro de esta estructura. Se identifica con la estructura, y en cierto sentido, se convierte en ésta.

Todo este proceso se analiza en las Leyes de la Forma de G. Spencer Brown. Él escribió acerca de los fundamentos de las matemáticas y la lógica. Pero todo lector sensible sabe que Brown también habla de un proceso que todos hemos pasado durante el proceso creativo, fuera de un océano infinito de señales, aquellas particulares construcciones que nosotros llamamos “yo” y “mi mundo”. “No es de extrañar, muchos consumidores de ácido han dicho que las matemáticas de Brown son la mejor descripción jamás escrita sobre un viaje de LSD.

Cada impronta sucesiva complica el software, que programa nuestra experiencia y lo que experimentamos como “realidad”.

Los condicionamientos y aprendizajes construyen fuertes redes en esta base de improntas grabadas en el software. La estructura total de este circuito cerebral conforma nuestro mapa del mundo. Es lo que nuestro Pensador piensa, y nuestro Demostrador mecánico se encarga de encajar todas las señales entrantes a las limitaciones de este mapa.

Siguiendo al Dr. Timothy Leary (con algunas modificaciones) dividiremos este hardware cerebral en ocho circuitos para mayor comodidad. (“Para mayor comodidad” significa que este es el mejor mapa que conozco en la actualidad. Supongo que será reemplazado por un mapa mejor dentro de los 10 o 15 años, y en todo caso, el mapa no es el territorio).

Cuatro de los circuitos son “antiguos” y conservadores, y existen en todo el mundo (con excepción de los niños salvajes).

1. El Circuito Oral de Bio- supervivencia: Este es impreso por la madre o el primer objeto maternal y condicionado por la posterior alimentación o amenaza. Se relaciona principalmente a succión, alimentación, mimos, y la seguridad del cuerpo. Se aleja mecánicamente de lo nocivo o abusivo, o de cualquier cosa asociado (por impresión o por condicionamiento), con lo peligroso o los depredadores.

2. El Circuito Anal emocional-territorial. Esto se imprime en la etapa de los primeros pasos, cuando el niño se levanta, camina y comienza a luchar por el poder dentro de la estructura familiar. Este circuito mamífero procesa ordenamientos territoriales, juegos emocionales, o los engaños, jerarquías y los rituales de dominación o presentación.

3. El Circuito Semántico de habilidad – simbolismo. Este es impreso y condicionado por los artefactos humanos y los sistemas de símbolos. Este circuito “controla” y “envasa” el medio ambiente, clasificando todo de acuerdo a la realidad- túnel local. Sus funciones son la invención, el cálculo, la predicción y las señales transmitidas de generación en generación.

4. El Circuito Moral socio-sexual. Este es impreso por las primeras experiencias de apareamiento/orgasmo en la pubertad y está condicionado por tabúes tribales. Procesa el placer sexual, las definiciones locales de “correcto” e “incorrecto”, la reproducción, la personalidad del adulto paternal o maternal (roles sexuales) y la crianza de los jóvenes.
El desarrollo de estos circuitos ocurrió cuando el cerebro fue cambiando a través de la evolución, y en cada uno de los primates domesticados (humanos) se recapitula la evolución del cerebro en crecimiento desde la infancia hasta la edad adulta, hace posible la herencia de los genes, la sociobiología mamífera (ley del más fuerte, o la política) y la transmisión de la cultura.

El segundo grupo de cuatro circuitos es mucho más reciente, y cada circuito existe en la actualidad sólo en las minorías. Cuando los circuitos antiguos recapitulen la evolución hacia el presente, estos circuitos se anticiparán a nuestra evolución futura.

5. El Circuito Neurosomático Holístico. Este se imprime por experiencias de éxtasis, a través de los yogas biológicos o químicos. Procesa ciclos de retroalimentación neurosomàtica (“mente-cuerpo”), goce somático-sensorial, la sensación de “estar en lo alto”, “curación por la fe”, etc. Los cientòlogos, la PNL y la medicina holística consisten en trucos o secretos para poner este circuito en acción por lo menos temporalmente, el tantra yoga está relacionado con el cambio de conciencia por completo hacia este circuito.

6. El Circuito Neurogenético Colectivo. Esto se imprime por yogas avanzados (tensiones eléctricas/ bio-químicas). Procesa sistemas de retroalimentación cerebral y del ADN-ARN. Es “colectivo” porque contiene y accede a todo el “guión” evolutivo, es decir: el pasado y el futuro. La experiencia de este circuito es numinosa, “mística”, trascendental, aquí moran los arquetipos del Inconciente Colectivo de Jung: dioses, diosas, demonios, enanos peludos y otras personificaciones de los programas de ADN (instintos) que nos gobiernan.

7. El Circuito de Meta-programación. Éste es impreso por yogas muy avanzados. Consiste, en términos modernos, en la conciencia cibernética, reprogramación y reimpresión de todos los otros circuitos, incluso la propia reprogramación, lo que hace posible una elección consciente entre universos alternativos o distintas realidades- túnel.

8. El Circuito Neuroatòmico Cuántico no local: Esto se imprime por shocks, por experiencias “cercanas a la muerte” o de “muerte clínica”, por experiencias extracorpóreas, por las percepciones de trans-tiempo (“precognición”), por visiones trans-espacio (ESP), etc. Ajusta el cerebro en el sistema de comunicación cuántica no local sugeridos por físicos como Bohm, Walker, Sarfatti, Bell, etc.
Estos circuitos serán explicados detalladamente a medida que avancemos.

EJERCICIOS

1. Si aún no tiene una computadora, salga corriendo a comprar una.

A continuación, vuelva a leer este capítulo.

2. Para entender lo que es el hardware y el software (aplicado al cerebro humano) realice la siguiente meditación:

Siéntese en una habitación donde no pueda ser molestado durante media hora y comience a pensar: “Yo estoy sentado en esta sala haciendo este ejercicio porque…” y enumere cuantas “causas” pueda imaginar.
Por ejemplo, usted está haciendo este ejercicio porque, obviamente, leyó sobre ello en este libro. ¿Por qué compró este libro? ¿Alguien se lo recomendó? ¿Cómo llegó esa persona a su vida? Si usted sólo recogió el libro en una tienda, ¿por qué sucedió justo en esa tienda, justo ese día?

¿Por qué lee libros de este tipo -psicología, conciencia, evolución, etc.-? ¿Cómo se interesó en estos campos? ¿Quién te entusiasmó, y hace cuánto tiempo? ¿Qué factores en su infancia lo llevaron a estar interesado en estos temas más tarde?

¿Por qué hace este ejercicio en esta sala y no en otra? ¿Por qué compró o alquiló esta casa o apartamento? ¿Por qué está en esta ciudad y no otra? ¿Por qué en este continente y no en otro? ¿Por qué estás aquí, es decir, cómo se conocieron tus padres?

¿Ellos decidieron conscientemente tener un hijo, o fuiste un accidente? ¿Cuáles fueron las ciudades donde nacieron? Si fue en diferentes ciudades, ¿cómo se movió el espacio-tiempo para que sus caminos se cruzaran?

¿Por qué es este planeta capaz de soportar la vida, y por qué produjo el tipo de vida al que se le ocurriría hacer un ejercicio de este tipo?

Repita este ejercicio a los pocos días, tratando de hacer y de contestar cincuenta preguntas que no haya pensado la primera vez. (Tenga en cuenta que usted nunca podrá hacer todas las preguntas posibles.)

Evite todas las especulaciones metafísicas (por ejemplo, el karma, la reencarnación, el “Destino”, etc.). El objetivo del ejercicio será lo suficientemente alucinante sin las teorías ” de lo oculto”, y será aún más sorprendente si se evitan cuidadosamente tales especulaciones “místicas”.

4. Tome cualquier artículo de la casa -una cuchara, un bolígrafo, una taza, etc. – Realice el mismo ejercicio que antes, ¿por qué está aquí? ¿Quién lo inventó, si se puede saber? ¿Cómo pudo esta invención llegar a este continente? ¿Quién lo fabrica? ¿Por qué fabrican esto en lugar de jaulas de pájaros? ¿Por qué se convierten en fabricantes en lugar de músicos? ¿Por qué lo compró? ¿Por qué escogió ese objeto, entre todos los objetos en su casa, para esta meditación?

RESPUESTA RÁPIDA:

¿ES USTED EL HARDWARE,
¿O el software?
¿O AMBOS?
Tomado de Zona de Caos

Anuncios

~ por Naxas Narat en diciembre 3, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: